Entradas

Mostrando entradas de julio 13, 2008

El día del Carmen en Gaibiel

Imagen
Entre los vetustos altares del templo de S. Pedro Apostol de Gaibiel, siempre hubo una hornacina singularmente entrañable y venerada, ante cuya peana nunca faltaba una lamparilla encendida ni una flor fresca, a su imagen acudían las mujeres con sus ruegos y plegarias: era la de la Virgen del Carmen.

En torno a esta antigua y popular devoción se constituyó -a finales de la década de los cuarenta- la cofradía del Carmen, formada por las mujeres casadas. Ellas eran las encargadas de cuidar su altarcico, organizar su novena, costear la fiesta: Misa Solemne, traer un padre carmelita como predicador; y de la procesión vespertina que concluía con el canto de los gozos y la imposición de escapularios. A sus expensas se hizo el estandarte del Carmen y ellas se cuidaban del sufragio por las cofrades difuntas y de que no perdiesen el privilegio sabatino.

GOZOS del Carmen

Prodigioso y admirable
Imán de nuestro desvelo;
Nubecilla del Carmelo,
Sednos protectora y Madre.
1.- Salve, Reina de los, cielos,
De…

Los veraneantes o la "colonia del higo".

Imagen
Uno de los aspectos más significativos del mes de Julio gaibielano era el desembarco de los veraneantes.

Con el final del curso escolar la pregunta habitual entre la gente de la ciudad era: - “Vosotros ¿Dónde veraneáis?”. Antaño, veranear era un término de extensión familiar mucho más amplio que nuestro moderno concepto de “vacaciones”. Entonces el veraneo venía a durar algo mas de dos meses (de julio hasta pasadas las fiestas del Sto. Cristo de la sed) y veraneaba junta la familia entera: padres, hijos, abuelos, tíos solteros…). El veraneo de las clases modestas era rural, los destinos de playa sólo empiezan a imponerse en la década de los 60. De modo que quien podía se iba al pueblo, siendo el destino más socorrido, la casa de los abuelos. Y el que no podía también se iba al pueblo… los de ciudad, carecían de casa rural no tenían más remedio que alquilar una vivienda.

Gaibiel, desde antiguo, recibía -todos los años- una masa de veraneantes valencianos de modesto nivel económico proce…